Tijuana Eventos

Vie11242017

Última actualización06:15:22

El paraíso anda en cuatro patas: “La vida secreta de las mascotas” Correo electrónico
Escrito por Isabel Delgadillo, Sábado 06 de Agosto de 2016 05:49   

La vida secreta de tus mascotas

Dedicado a mi perro Spider.

Él, tan lleno de brío. Yo, siempre agotada. Quejarse, por placer, era desgastante. Él lo sabía, y lo que es mejor, lo entendía. No sé cómo se percataba de esas cosas, pero siempre se acercaba a mí y acariciaba mis piernas con su suave cabecita. También escuchaba, con paciencia de acero, mis erradas e incautas ideas acerca de la vida. Mi necedad constante, no era un impedimento para nuestro amor. Un amor fiel e incondicional, que sólo él me ha regalado.

Se llamaba, Spider. Era un perro mestizo. Sus ojos color miel, han sido los más expresivos que he visto hasta ahora. Fueron tiernos y expresivos, hasta el final de sus días. El cáncer me lo arrebató. Mientras moría, frente a mí, le pedí perdón por las veces que, como Max y Duke, salió a buscarme sin resultados favorables. Esa lógica, de la cual era inconsciente, lo invitaba a esperar en casa mi regreso. Esa espera duró, aproximadamente, cuatro años. He aquí la vida secreta de mi amigo: Mover la colita mientras esperaba por mí.

Dar sin esperar nada a cambio. Esperar ansiosos por ti. De eso va “La vida secreta tus mascotas”. En este filme animado, dirigido por Chris Renaud y Yarrow Cheney, nos cuentan la historia de Max. Max es un terrier, que vive en uno de los tantos rascacielos de Nueva york. Su vida secreta, consta de esperar ansioso, como cada tarde, el regreso de su dueña Katie a su acogedor departamento. Mientras ese momento llega, charla con otras mascotas vecinas. Entre ellas se encuentra una simpatica y amargada gata renchoncha, un pug, un  tickelun teckel y pequeño y astuto pajarito.

Como verán, su vida no es mala. Es un mimado. Tiene una dueña que lo ama. El problema surge con la llegada de Duke a sus vidas. He aquí en donde comienza la aventura. Una peligrosa aventura, provocada por los celos de Max, los llevará a cruzar gran parte de Manhattan, mientras son perseguidos por un grupo de animales, dirigidos un conejito llamado Bola de nieve, en busca de venganza por haber sido abandonados. No los culpo.

Esta es una película en donde Universal Studios, expresa una idea similar a la de Pixar con su Toy Story. Claro, para ser honesta, de una forma menos creativa. No es una película entrañable, pero es muy simpática. La razón: Casi todos aman a los animales, ¿O no? Y los animales que aparecen en el film, fueron delineados con el verdadero carácter de su respectiva especie. O sea, no es un triste reflejo del ser humano, independientemente de que Max tenga un dejo de Woody Allen. Quizás, fueron mis nervios.

Estos son tiempos esporádicos. Tiempos en donde las personas son amantes no de los otros, sino los mini-compromisos. Nunca terminamos de relacionarnos con el mundo.  Lo único que nos puede salvar del  exceso de uno mismo, de este vacío posmoderno del nunca saber y de la soledad es buen amigo.  Y no puede ser cualquiera. Necesitamos a alguien que no haga reproches. Que no sea egoísta y que nos ame porque si. O sea, un perro lleno de vida, un gato gordo y displicente, un conejo huraño, o tal vez un cocodrilo. ¿No, Steve Irwinks?

 

 


Share:Facebook!

 
Enterate sobre los anuncios de TjEventos